Me lo Contó un Muerto Y La Muerte no Es el Final en TAPA DURA

Con la ley de la reencarnación se pueden explicar todas las situaciones de la vida, las buenas y las malas. Sin la reencarnación, deberíamos aceptar que la vida es azarosa, sin fundamento y sin motivación ulterior. Por ello, muchos plantean que la muerte no existe como un final absoluto, sino como un cambio a otra dimensión de vida. Gracias al libre albedrío el ser humano es artífice de su destino y decide, para bien o para mal, cada uno de sus actos.

Las experiencias cercanas a la muerte son, por ahora, la prueba más contundente de la existencia de la vida después de la muerte. La mayoría de los testimonios coinciden: personas clínicamente muertas que viajaron al más allá y visitaron un lugar de luz donde sintieron una gran dicha y una felicidad indescriptible. Volver implica una profunda transformación donde el amor es el motor principal y el conocimiento el único equipaje que llevamos luego de fallecer.

¿Qué hay más allá de la vida? ¿Es el alma una viajera incansable? En Me lo contó un muerto el parapsicólogo Vladimir Burdman afirma que desterrar el miedo hacia la muerte solo es posible a través del conocimiento y la apertura de la consciencia humana. “La verdad”, dice Burdman, no está allí para encontrarla, sino para buscarla siempre.

Puedes adquirir en tapa dura en:

ME LO CONTO UN MUERTO

 

No hay tal cosa como muerte, porque se trata de un cambio hacia otra dimensión, aunque el cuerpo físico perezca, la vida continúa siempre en otros planos de existencia. Solo la vida puede ser y existir para manifestarse en muchas formas. Todo el universo está habitado y el infinito e ilimitado cosmos está lleno de diferentes formas de vida.

Hemos venido muchas veces en diferentes cuerpos, en diferentes circunstancias, tanto como hombres o como mujeres, aunque solo algunos pueden ver o recordar algunas de sus reencarnaciones.

Puedes adquirir en tapa dura en:

LA MUERTE NO ES EL FINAL

Advertisements

La Muerte No Es El Final

La Muerte no es el Final copy

La Continuación de “Me Lo Contó Un Muerto”

No hay tal cosa como muerte, porque se trata de un cambio hacia otra dimensión, aunque el cuerpo físico perezca, la vida continúa siempre en otros planos de existencia. Solo la vida puede ser y existir para manifestarse en muchas formas. Todo el universo está habitado y el infinito e ilimitado cosmos está lleno de diferentes formas de vida.

Hemos venido muchas veces en diferentes cuerpos, en diferentes circunstancias, tanto como hombres o como mujeres, aunque solo algunos pueden ver o recordar algunas de sus reencarnaciones.

Descárgalo en: LA MUERTE NO ES EL FINAL

En version Paperback en: LA MUERTE NO ES EL FINAL

Download_on_iBooks_Badge_ES_110x40_090613